El duelo es el estado de pensamiento, sentimiento y actividad que se produce como consecuencia de la pérdida de una persona, y el cual se asocia a síntomas físicos y emocionales. La pérdida es psicológicamente traumática en la misma medida que una herida o quemadura, por lo cual siempre es dolorosa. Necesita un tiempo y un proceso para volver al equilibrio normal.

Tareas del proceso del duelo

  •       Aceptar la realidad de la pérdida
  •       Sufrir pena y dolor emocional
  •       Ajustarse al medio sin la persona desaparecida

      Reconducir la energía emocional hacia otras relaciones

     ¿Cuándo finaliza el duelo?

Termina cuando las tareas del proceso han sido consumadas. Por lo tanto, no hay respuesta concreta, aunque dos años es la fecha más aceptada. El hablar sin dolor de la persona desaparecida es un indicador de que el duelo ha terminado. Hay personas que nunca completan el duelo, reapareciendo la pena de vez en cuando.

Objetivos de orientación en el duelo

  •       Aumentar la realidad de la pérdida
  •       Ayudar al doliente a expresar su afectividad
  •       Ayudar a vencer los impedimentos que evitan el reajuste después de la pérdida
  •       Estimular para decir “adiós” al fallecido y sentirse confortable en la nueva situación